Quinta de San Pedro Alejandrino

quinta-de-san-pedro-alejandrino_head

La Hacienda Florida de San Pedro Alejandrino es un suelo enriquecido por las más grandes expresiones de la historia, el arte y la naturaleza, en este sacro lugar exhalo su último suspiro el más grande de los hijos de América, nuestro libertador Simón Bolívar.

La Quinta de San Pedro Alejandrino fue fundada el 2 de febrero de 1608 por el canónigo de la Catedral de Santa Marta Francisco de Godoy y Cortesía con el nombre de “La Florida San Pedro Alejandrino”; en memoria del mártir español Pedro Godoy.

Con el transcurrir del tiempo y la historia, la hacienda cambia 15 veces de propietarios; entre los cuales se destacan nobles apellidos como Mondragón, Orozco, Zubiría, De Mier entre otros. El 9 de enero de 1808 don Faustino de Mier y Theran compró la hacienda por $11.773 pesos oro, pero años más tarde le fue confiscada dicha propiedad por no colaborar con la causa patriota.

A finales de la segunda década del siglo XIX, la hacienda fue adjudicada al hidalgo español Don Joaquín de Mier y Benítez, gran hombre de negocios, quien intensificó los cultivos de caña de azúcar para la producción de la panela, el ron y la miel. Al fallecer Don Joaquín de Mier en 1861, heredó la hacienda su hijo Manuel Julián de Mier, quien posteriormente el 2 de febrero de 1891 la vende al Departamento del Magdalena por la suma de $24.000 pesos oro, siendo gobernador el Doctor Ramón Goenaga. Y en 1891 es declarada Monumento Nacional Histórico.

Hoy en día es uno de los atractivos turísticos más importantes de la ciudad de Santa Marta y es administrada por la Fundación Museo Bolivariano de Arte Contemporáneo.

Todo en este sitio melancólico y victorioso, nos habla de las glorias del Libertador y de sus amarguras; todo evoca esa existencia prodigiosa que tuvo en los campos de batalla, los esplendores de la victoria y el brillo del santo sacrificio; siempre se recordará en su obra de estadista las luces del genio y de la máxima elocuencia; y a lo largo de sus luchas el anhelo supremo de idealismo desinteresado.

Identificado desde las guerras de independencia con la causa patriota, Joaquín De Mier y Benítez brinda posada a El Libertador a su llegada a la ciudad de Santa Marta el 1 de diciembre de 1830, procedente del Puerto de Sabanilla (Atlántico), luego de navegar por el río Magdalena buscando el camino del exilio, al haber renunciado a la Presidencia de la Gran Colombia.

Hospedado inicialmente en la Casa de la Aduana (antigua Casa del Consulado español), el 6 de diciembre –a instancia de Joaquín De Mier y del Dr. Alejandro Prosper Reverend- Bolívar es trasladado en berlina a la Quinta de San Pedro Alejandrino. Los cuatro primeros días Bolívar recorre toda la hacienda, después cae en cama y no sale nunca más de su habitación.

Desde este recinto de gruesos muros, sombreado por los ramajes de árboles centenarios, El Libertador envía a las recién creadas naciones de América, un mensaje generoso de libertad, unión y fraternidad.

En la actualidad la Quinta de San Pedro Alejandrino conserva las características y valores arquitectónicos y paisajísticos de sus inicios, así como elementos auténticos de interés histórico y ambiental; parte del mobiliario de la época y algunos objetos que originalmente pertenecieron a la familia De Mier se siguen conservando.


CONOCE MÁS DE LA QUINTA DE SAN PEDRO ALEJANDRINO

La Quinta

Antigua Hacienda

Edit this text with custom content.

La Quinta

Casa Principal

Edit this text with custom content.

La Quinta

Antiguo Ingenio

Edit this text with custom content.

La Quinta

Objetos Notables

Edit this text with custom content.


VISITA TAMBIÉN

Visita

El Museo

Edit this text with custom content.

Visita

El Jardín

Edit this text with custom content.

Nuestros Aliados